Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

Rosa de los vientos (La rosa dels vents )

Posted by jonkepa en noviembre 5, 2007

.

(versión desde México)

1 NNE Norte Noreste 22.50º
2 NE Noreste 45.00º
3 ENE Este Noreste 67.50º
4 E Este 90.00º
5 ESE Este Sudeste 112.50º
6 SE Sudeste 135.00º
7 SSE Sur Sudeste 157.00º
8 S Sur 180.00º
9 SSO Sur Sudoestes 202.50º
10 SO Sudoeste 225.00º
11 OSO Oeste Sudoeste 247.50º
12 O Oeste 270.00º
13 ONO Oeste Noroeste 292.50º
14 NO Noroeste 315.00º
15 NNO Norte Noroeste 337.50º
16 N Norte 360.00º

rosa-de-los-vientos.gif

Temps enrere, quan el Campello era un poble abocat a la mar, el coneixement dels vents era imprescindible per als nostres avantpassats, doncs d´ell depenia la seva existència i el futur de les seves famílies.Tant els forts temporals com les suaus brises posaven a prova, dia rere dia i any rere any, les aptituds d´aquells herois que forjaren la història del nostre municipi, quan tindre capacitat per afrontar amb èxit les vicissituds quotidianes era condició «sine qua non» per sobreviure.L´escriptor valencià Sanchis Guarner al seu llibre «Els vents segons la cultura popular», una joia de sapiència eòlica, posa en boca de mariners mallorquins una cançoneta de ses Illes, tanmateix aplicable a la resta de Països Catalans, que sintetitza el treball: «Llevant, xaloc i migjorn/ llebeig, ponent i mestral/ tramuntana i gregal:/ vet aquí els vuit vents del món».

Procedent de la mar, el Llevant es predominant a les estacions càlides i la seva denominació deriva del llatí «llevar-se», al provindre del lloc de l´horitzó per on s´alça el sol. Que habitualment «el llevant s´alça tard i es gita dejorn», es sol dir a la nostra localitat, com també: «Cel a borreguets/Llevant a cabassets». Enllaçant amb aquesta reflexió diuen a Alcoi, referint-se a l´aigua de la mar: «El llebeig la mou/i el llevant la plou», pels abundats aiguats que el solen acompanyar durant la tardor i que tant de mal han fet i faran als territoris mediterranis.De terra endins ve l´altre vent per antonomàsia, el ponent, paraula també originària del llatí «ponente», al.ludint al punt de la posta del sol. Omnipresent a l´hivern, és l´antagònic a l´anterior i a molt de llocs també se l´anomena terral. Sol ser extrem en quan a temperatura, doncs a l´hivern bufa gèlid i a l´estiu brasentós; i molt perillós per a la navegació, donat que la seva força allunya els vaixells de la costa. D´aquí que diguem al País Valencià: «De ponent, ni vent/ ni gent», referint-nos també a les nefastes conseqüències que, per a la nostra identitat, llengua i cultura tingué, en 1707, la batalla d´Almansa i l´adveniment de la monarquia borbònica.En mig d´ambdós tenim el migjorn, un vent procedent del sud i el seu nom, com quasi tots els demés, emana del llatí «mediu diurnu», en al·lusió al pas del sol per la meitat del seu curs. La creença més estesa no el considera bo, ni per a la pesca, ni la navegació, i com que és poc freqüent, se´l sol confondre amb els seus veïns, tan d´una banda, xaloc, com de l´altra, llebeig. El pescadors de l´illa de Tabarca l´anomenen «cartagener» (assegurem que abans d´aparèixer Zaplana).I a l´altre quadrant del cercle trobem la tramuntana, vent del nord, fort , fred i temut a altres indrets dels Països Catalans: «Quan bufa la tramuntana/ posa´t dintre la cabana», diu el saber popular de terres germanes, tot i que per les comarques del sud no sol presentar-se. El seu significat dimana del vocable «trans montanus», és a dir, de l´altra banda de les muntanyes, concretament del Alps, en definir-lo els antics italians.A banda d´aquests, diguem-ne, principals, donarem una ullada al quartet d´en mig. Així, entre el nord i l´est, tenim el conegut al Campello com «gargal», una deformació del nom correcte

gregal. S´infereix de l´expressió llatina «graecale», propi dels grecs, i com a «grec», sense més, se´l coneix a les Balears. I entre nosaltres, també, com a vent de «travessia», per sa procedència llunyana, la qual cosa comporta una pujada del nivell de l´aigua marina.Si a aquesta circumstància s´uneix una marea alta, «mar plena», en l´argot mariner, durant els temuts temporals que cíclicament assolen les nostres ribes, es poden originar enormes desastres materials i humans, com l´ocorregut l´abril de 1927, que causà 11 víctimes entre la «familia» pescadora. Quan calma l´aire queda la «mar de lleva», o de fons, coneguda popularment com «ressaca». «Vent de gregal/mal», així de contundent i dolenta és la seva reputació.Del sud-est ens arriba un vent fluix i calent que els àrabs anomenen «shalúq» i nosaltres xaloc. Quan bufa resulta asfixiant per la seva procedència sahariana i, potser per això, els valencians diem que fa «kalima». Si el xaloc ve acompanyat per pluja, generalment lleugera, solem dir que «plou fang» per portar inherent partícules de sorra en suspensió i aqueix el resultat de barrejar-se amb l´aigua. Com els altres de component sud, els mariners el suporten si té una durada prudencial: «Vent de xaloc/ni massa ni poc», diuen a la veïna Altea. Segons l´esmentat Sanchis Guarner hi ha discrepàncies filològiques per esbrinar la procedència de la denominació llebeig, o vent del sud-oest. Per a uns del terme àrab «lebék»; per altres del llatí «libicu», tots dos amb el mateix significat, propi de Líbia, i res a veure amb la direcció en la que ens arriba ací. Com garbí també el coneixen els homes de la mar; i a la briseta que s´alça a l´albor li diuen «ventet a l´oratge», molt aprofitat, temps enrere, pels patrons de les barques que anaven a Larraix. Com altres de terra, tampoc té bona reputació: «Llebeig/aigua veig», afirmem al Campello; i a Altea: «Llebeig/perdut et veig», referint-se al mariner.Finalment ens queda el provinent del nord-oest, que els clàssics batejaren com «magistrale». També conegut com cerç, sol ser sec i fred, i enemic, tant de navegants com de camperols. A aquests, les nits de cel ras, els glaça els brots dels arbres i, si els cristalls del gel no es fonen abans, en eixir el sol actuen com a lupes i malmeten els fruits. Per tal motiu, el pagesos a qui els ha «cremat» la flor i fet perdre la collita, no reparen en maleir quelcom dient: «Ha fet més mal/ que el mestral, amb qui tanquem aquesta aproximació a l´anomenada rosa del vents».
Autor: JULIÀ GARCIA I SOLER
Fuente:Información (Alacant) 4 setembre 2003

Rosa:Diccionario_náutico. Argentina

14 comentarios to “Rosa de los vientos (La rosa dels vents )”

  1. jonkepa said

    1. j. Font – Junio 22, 2007[Edit]
    Al leer Campello se refiere a un pueblo de Alicante al cual hace 60 años vivian de la pesca, y que tenian mucha fe en la Santa Faz del Señor? Perdona Jon Kepa pero mi interes esta fundado para saber algo de un amigo de mis tiempos..

    Me gusta

  2. jonkepa said

    2. actorsecundario – Junio 22, 2007[Edit]
    En el libro “El señor de los anillos”, en laCima de los Vientos, la Comunidad es atacada durante la noche . “… Fodro sacó la espada y lepareció que emitía una luz roja y vacilante, como un tizón encendido. Dos de las figuras se detuvieron. La tercera era más alta que las otras; tenía una caballera brillante y larga y sobre el yelmo llevaba una corona. En una mano sostenía una espada y en la otra un cuchillo y tanto cuchillo como la mano resplandecían con una pálida luz. La forma acometió, echándose sobre Fodro.
    ” O Elbereht! ¡ Gilthoniel!”- Al mismo tiempo lanzó un golpe contra los pies del enemigo. Un grito agudo se elevó en la noche; y Frodo sintió un dolor, como si un dardo de hielo envenenado le hubiese traspasado el hombro izquierdo. En el mismo instaate en que perdía el conocimiento y como a través de un torbellino de niebla, alcanzó a ver a Trancos que salía saltando de la oscuridad,esgrimiendo un tizón ardiente en cada mano. Haciendo un último esfuerzo, Frodo se sacó del anillo del dedo y apretó en la mano derecha… “

    Me gusta

  3. jonkepa said

    En la antigüedad los marinos expresaban las direcciones basándose en las de los ocho vientos principales, de ahí nace la llamada rosa de los vientos, conocida desde el siglo XIII, muy popular a partir del siglo XIV, y más tarde una simple herramienta auxiliar de la aguja magnética.

    Las direcciones de los vientos se apoyaban en cuatro puntos cardinales, cuyas referencias básicas son el plano del horizonte y el movimiento aparente del Sol (el movimiento real es el de la propia rotación de la Tierra). Así, para orientarse en este plano se tomaba como partida el punto de salida del Sol, es decir el Este u Oriente, de ahí el término “orientarse”; el punto contrario al Oriente es el Oeste u Occidente, por donde se pone el Sol, también llamado ocaso. Si miramos hacia el Este y ponemos los brazos en cruz, el izquierdo señalaría al Norte y el derecho al Sur; así se obtienen los cuatro puntos cardinales.

    Los marinos consideraban ocho puntos como los más importantes; partiendo de los cuatro puntos cardinales Norte, Sur, Este y Oeste, subdividiendo la brújula a 8, se obtenían los semicardinales Noreste, Sureste, Suroeste y Noroeste, pero también se subdividían hasta 16, 32, e incluso hasta 64 puntos. Los antiguos navegantes aprendían de memoria a cuartear la aguja; así, la posición entre Norte y Noreste es el Nornoreste; entre Noreste y Este es el Estenoreste, y así sucesivamente.

    Actualmente esta forma de orientación cuarteando los puntos cardinales no es práctica, y se recurre a la marcación sobre la carta náutica apoyada en sistemas muy precisos de orientación por agujas giroscópicas, así como modernos satélites GPS (sistema de posicionamiento global) para definir el rumbo y la situación de una nave.

    Fuente:Natureduca.

    Me gusta

  4. […] Este escrito se encuentra ahora aquí  […]

    Me gusta

  5. vanessa said

    la rosa de los vientos es grandiosa!!!!!!!!!!!!!

    Me gusta

  6. faryma said

    hola la rosa de vientos esta muy padre hojala me pudieras enviar una rosa igual

    Me gusta

  7. jonkepa said

    Puedes cogerla y llevártela.
    Don’t worry, be happy.

    Me gusta

  8. manuela said

    si esta muy buena la rosa hojala tuviera una😀

    Me gusta

  9. quete said

    Que rosa tan rara no entendí mejor ponla en español p…

    Me gusta

    • jonkepa said

      Esta rosa nació ( el escrito) hace mucho tiempo y en un ámbito en el que la lenuga era el catalán. Veré de traducirla.
      Un saludo.

      Por cierto, no tiene nada de rara, en todos los idiomas del mundo es igual.

      Saludos.

      Me gusta

  10. jonkepa said

    Intento de traducción del texto:

    Tiempo atrás, cuando el Campello era un pueblo abocado a la mar, el conocimiento de los vientos era imprescindible para los nuestras antepasados, pues d´él dependía su existencia y el futuro de sus familias.Tanto los fuertes temporales como las suaves brisas ponían a prueba, día tras día y año tras año, las aptitudes d´aquellos héroes que forjaron la historia de nuestro municipio, cuando tener capacidad por afrontar con éxito las vicisitudes cotidianas era condición «sine qua non» por sobrevivir.El escritor valenciano Sanchis Guarner a su libro «Los vientos según la cultura popular», una joya de sapiencia eólica, pone en boca de marineros mallorquines una cancioncita de las Islas Baleares, aun así aplicable al resto de Países Catalanes, que sintetiza el trabajo: «Levante, siroco y mediodía/ ponente y viento del nortey gregal:/ he aquí los ocho vientos del mundo».

    Procedente de la mar, el Levante se predominante a las estaciones cálidas y su denominación deriva del latino «quitarse», al provenir del lugar del horizonte por dónde se levanta el sol. Que habitualmente «el levante se levanta tarde y se acuesta temprano», se suele decir a nuestra localidad, como también: «Cielo a borreguillos/Levante a capazos». Enlazando con esta reflexión dicen en Alcoi, refiriéndose al agua de la mar: «El llebeig la mueve/y el levante la llueve», por los abundantes trombas de agua que lo suelen acompañar durante el otoño y que tanto mal han hecho y harán a los territorios mediterráneos.De tierra adentro viene el otro viento por antonomasia, el poniente, palabra también originaria del latin «ponente», aludiendo en su punto de la puesta del sol. Omnipresente en invierno, es antagónico al anterior y en mucho lugares también se le denomina terral. Suele ser extremo en cuando a temperatura, pues en invierno sopla gélido y en verano cálido; y muy peligroso para la navegación, dado que su fuerza aleja los barcos de la costa. De aquí que digamos al País Valenciano: «De ponente, ni viento/ ni gente», refiriéndonos también a las nefastas consecuencias que, para nuestra identidad, lengua y cultura tuvo, en 1707, la batalla de Almansa y el advenimiento de la monarquía borbónica.En medio d´ambos tenemos el mediodía, un viento procedente del sur y su nombre, como casi todos los demás, emana del latin «mediu diurnu», en alusión al paso del sol por la mitad de su curso. La creencia más entendida no lo considera bueno, ni para la pesca, ni la navegación, y como que es poco frecuente, se le suele confundir con sus vecinos, tan de una banda, siroco, como de la otra, llebeig. lLos pescadores de la isla de Tabarca ldenominan «cartagenero» (aseguramos que antes de aparecer Zaplana).Y a la otro cuadrante de los círculo encontramos la tramuntana, viento del norte, recio , frío y temido a otros lugares de los Países Catalanes: «Cuando sopla la tramuntana/ métete dentro la cabaña», dice el saber popular de tierras germanas, aun cuando por las comarcas del sur no suele presentarse. Su significado deriva del vocablo «trans montanus», es decir, de la otra banda de las montañas, concretamente de los Alpes, en definirlo los antiguos italianos.A banda de estos, digamos, principales, daremos unas ojeadas al cuarteto de en medio. Así, entre el norte y el este, tenemos el conocido en el Campello como «gargal», una deformación del nombre correcto gregal. Se refiere a la expresión latina «graecale», propio de los griegos, y como «griego», sin más, se le conoce a las Baleares. Y entre nosotros, también, como viento de «travesía», por sano procedencia lejana, lo cual comporta una subida del nivel del agua marina.Si a esta circunstancia se une una marea alta, «mar llena», en el argot marinero, durante los temidos temporales que cíclicamente asolan nuestras orillas, se pueden originar enormes desastres materiales y humanos, como el ocurrido en abril de 1927, que causó 11 víctimas entre la «familia» pescadora. Cuando calma el aire queda la «mar de quita», o de fondo, conocida popularmente como «resaca». «Viento de gregal/mal», así de contundente y mala es su reputación.Del sudeste nos llega un viento flojo y caliente que los árabes denominan «shalúq» y nosotros siroco. Cuando sopla resulta asfixiante por su procedencia sahariana y, quizás por esto, los valencianos decimos que hace «kalima». Si el siroco viene acompañado por lluvia, generalmente ligera, solemos decir que «llueve barro» por traer inherente partículas de arena en suspensión y ese el resultado de mezclarse con el agua. Como los otras de componiendo sur, los marineros lo soportan si tiene una duración prudencial: «Viento de siroco/ni demasiado ni poco», dicen a la vecina Altea. Según el mencionado Sanchis Guarner hay discrepancias filológicass por averiguar la procedencia de la denominación llebeig, o viento del suroeste. Para unos del término árabe «lebék»; por otras del latino «libicu», los dos con el mismo significado, propio de Libia, y nada a ver con la dirección en la que nos llega aquí. Como garbí también lo conocen los hombres de la mar; y a la brisita que se levanta al alba le dicen «vientecito al tiempo >> y aprovechado, tiempo atrás, por los patrones de las barcas que iban a Larache. Como otras de tierra, tampoco tiene buena reputación: «Llebeig/agua veo», afirmamos al Campello; y en Altea: «Llebeig/perdido te veo», refiriéndose al marinero.Finalmente nos queda el proveniente del noroeste, que los clásicos bautizaron como «magistrale». También conocido como ,cierzo y ser siento y frío, y enemigo, tanto de navegantes como de campesinos. A estos, las noches de cielo raso, los hiela los brotes de los árboles y, si los cristales del hielo no se funden antes, al salir el sol actúan como lupas y malogran los frutos. Por tal motivo, el labradores a quienes los ha «quemado» la flor y hecho perder la cosecha, no reparan en maldecir algo diciendo: «Ha hecho más mal/ que el mestral, con quien cerramos esta aproximación a la denominada rosa de los vientos».

    Me gusta

  11. son 32 direcciones no 16 ocupo las 32!!!!

    Me gusta

  12. […] meteorológicos más conocidos y antiguos que existen. La veleta se utiliza para saber la procedencia de los vientos (es decir, desde donde vienen). Para ello, en su base lleva asociadas cuatro aspas metálicas que […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: