Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

Los jueces advierten del peligro de salir a ver las regatas de la Copa sin barcos adecuados

Posted by jonkepa en enero 27, 2010

El barco del BMW oracle navegando el sábado en Valencia con 21 nudos de viento. :: GILLES MARTIN-RAGET/BMW ORACLE

La seguridad de la competición estará bajo el control de la Guardia Civil y la salida de la prueba puede llegar a colocarse a más de treinta millas de la costa.

Harold Bennet y Niccoló Porzio llevan toda la vida navegando. Los dos son los máximos responsables del campo de regatas de la 33 Copa América y, ahora mismo, tienen dos preocupaciones principales: una, saber si van a poder dar las salidas en la fecha prevista 8, 10 y 12 de febrero tanto por temas de meteorología como por los últimos procesos judiciales y, otra, la seguridad de los barcos que salgan al mar a presenciar el duelo entre Alinghi y BMW Oracle.
Primer aviso a navegantes: esta Copa América no tiene nada que ver con la anterior. En la 32 edición, la zona más lejana en la que podían colocar las boyas estaba más cerca de la costa de lo que estará, en el mejor de los casos, la baliza más próxima en esta. La anterior fue una Copa mucho más amable y accesible. Además era en verano cuando el mar es menos problemático (generalmente) y hacía mucho menos frío que ahora.
Ayer Harold Bennet, el jefe, estimaba que en el mejor de los casos, si todos los astros se alinean en favor de la regata, los espectadores y del Comité, la boya más próxima a la costa se colocaría «como mínimo a cinco millas de Valencia», casi diez kilómetros mar adentro.

Campo de regatas

Pero lo normal es que la regata escape al radio de acción segura de los centenares de barcos que salieron en la anterior edición de la regata: «Tenemos que decirles a los espectadores -dice Niccoló Porzio, segundo de a bordo de Bennet- que los que se atrevan a salir deben estar preparados para las condiciones que se van a encontrar allí. Las boyas pueden estar hasta a 30 millas de la costa y esa es una distancia muy importante. A esa lejanía no tienes ningún tipo de referencia. En la anterior edición cualquier barco siempre tenía la visión de la costa, pero en esta no se va a ver si te vas tan lejos». «Si la gente no tiene el equipo necesario en el barco y no tiene una experiencia en este tipo de navegación, es mejor que no salgan al mar y vean la regata por la tele en casa», expresaba Porzio.

Bennet hacía cálculos mientras su compañero hablaba. Como una pareja de baile tomaba la palabra para acotar: «Los que salgan al mar tienen que estar preparados para navegar unas cien millas. Unas treinta de salida otras tantas de vuelta y muchas intentando seguir la estela de los dos barcos». Y cien millas son muchas, tantas como la distancia entre Valencia e Ibiza…
También advierten de que la bonanza climática que muestra el mediterráneo en verano no será la misma que hay en invierno. Bennet pide a la gente que salga preparada con gasolina suficiente y con ropa adecuada para «evitar las hipotermias».
La organización de la regata en el agua cuenta en esta edición de la Copa América con un total de once embarcaciones. En la anterior edición se llegaron a utilizar 63. La organización estaría encantada de recibir a barcos en los alrededores de la línea de salida o en cualquiera de las boyas que se colocarán en el recorrido, pero advierte de que todos estarán allí corriendo sus propios riesgos. Es complicado ayudar con una semirigida a un velero a 30 millas de la costa.
La Guardia Civil va a ser la encargada de la seguridad en el agua. Ayer fuentes del cuerpo armado no quisieron, por razones de seguridad, explicar el dispositivo que se va a utilizar en la regata, pero lo que es evidente es que la seguridad queda en manos de las autoridades militares y no de la organización que en esta regata no va a sacar barcos que controlen el campo de regatas. «Es muy complicado. Sólo tenemos once barcos pero, además, nosotros no nos sentimos bien si enviamos a una serie de voluntarios al agua a treinta millas de la costa. No hay mucha gente preparada para llevar un barco a esa distancia de tierra», acota Porzio.
La intención de Bennet es que la información de dónde se va a disputar la regata esté disponible para los equipos a las 6.30 horas de la mañana. La regata, según dice el Notice of Race, está previsto que tenga su señal de salida a las 10 de la mañana por lo que un día de poniente, los barcos tendrán que navegar unas treinta millas antes de llegar a la línea de salida.
La idea de los responsables de la regata en el agua es informar de la posición de las boyas cuando antes para que los que tengan previsto acudir a ver la salida sepan a dónde deben poner la proa de su embarcación.
La única ventaja que tiene esta Copa América respecto a la anterior es que los campos de regatas no se van a cambiar. Una vez el comité informe de la posición de la salida y de las boyas, una o dos dependiendo del tipo de manga que se celebre ese día, no se producirán cambios de recorrido. Las regatas se podrán suspender si hay un role de viento superior a los 25 grados pero nunca se cambiará la localización de las balizas.
J. Aguadé en Las Provincias

votar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: