Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

Cuando el día lleva alpargatas (Equinoccio de otoño)

Posted by jonkepa en septiembre 21, 2012

«A la tardor el dia porta espardenyes», dice con razón el refranero valenciano. Con el equinoccio de mañana, la jornada en la que el día y la noche duran lo mismo, comienza el otoño astronómico y entramos en la época del año en que la longitud del día se acorta más rápidamente. A nuestra latitud, el Sol saldrá por las mañanas cada día un poco más tarde y se pondrá antes, con lo que las horas de sol se reducirán en casi tres minutos al día.

Esto se debe a la inclinación del eje de la Tierra con respecto al plano de la órbita elíptica que describe el movimiento de traslación de nuestro planeta al girar alrededor del Sol. Por esta razón existen dos días al año en los que las horas de luz y de oscuridad son iguales (equinoccios), y otros dos en que las diferencias son máximas (solsticios). Así, en el hemisferio norte, el solsticio de invierno es el día más corto, y el de verano, el más largo.

Los efectos de la inclinación del eje terrestre, que también es el origen de las estaciones, son más acusados cuanto más lejos se esté del ecuador. Por eso, en los polos se llegan a tener 6 meses de luz y 6 meses de oscuridad.

Los equinoccios también son los únicos dos días del año en que el Sol sale exactamente por el este geográfico y se pone por el oeste. Los 23,5º de inclinación del eje de la Tierra (Exactamente 23º27′) hacen que tras el equinoccio de otoño de mañana, en nuestro hemisferio, el astro rey comience a salir y ponerse cada vez más hacia el sur, con lo que al hacer un recorrido más corto las horas de luz disminuyen hasta que el solsticio de invierno (21 de diciembre) nos deje el día más corto.

Los dos equinoccios como la intersección del ecuador celeste y la eclíptica, y los solsticios, momentos del año en los que el Sol alcanza su máxima posición meridional o boreal; los cuatro puntos en los que inician las estaciones del año.

Entonces, el día dejará de llevar alpargatas y empezará a comerle terreno a la noche. Al ascender en latitud el «camino» del Sol, las horas de luz aumentarán cada vez más rápidamente, hasta que vuelva a situarse en la vertical sobre el ecuador celeste el 20 de marzo de 2013, durante el equinoccio que da paso a la primavera. En este punto, el Sol empezará a salir y se ocultará más hacia el norte, por lo que su recorrido será más largo y habrá más horas de luz hasta que el solsticio de verano, el 21 de junio, marque el día más largo y vuelta a empezar.

Se denomina equinoccio al momento del año en que el Sol está situado en el plano del ecuador terrestre, donde alcanza el cenit. El paralelo de declinación del Sol y el ecuador celeste entonces coinciden. La palabra equinoccio proviene del latín aequinoctium y significa «noche igual».

Equinoccio son asimismo cada una de las fechas en que los días tienen una duración igual a la de las noches en todos los lugares de la Tierra. En el equinoccio sucede el cambio de estación anual contraria en cada hemisferio de la Tierra.

El equinoccio de otoño puede darse, a lo sumo, en cuatro fechas distintas (del 21 al 24 de septiembre). A lo largo del siglo XXI el otoño se iniciará en los días 22 y 23 de septiembre (fecha oficial española), siendo su inicio más tempranero el del año 2096 y el inicio más tardío el de 2003. Las variaciones de un año a otro son debidas al modo en que encaja la secuencia de años según el calendario (unos bisiestos, otros no) con la duración de cada órbita de la Tierra alrededor del Sol (duración conocida como año trópico).

Esta es la época del año en que la longitud del día se acorta más rápidamente. A las latitudes de la península, el Sol sale por las mañanas cada día un poco más tarde que el día anterior y por la tarde se pone antes, siendo el acortamiento del día especialmente apreciable por las tardes. En definitiva, en estos días el tiempo en que el Sol está por encima del horizonte se reduce en casi tres minutos cada día.

Manchas, fulguraciones y protuberancias, y en la Tierra, se aprecia en alteraciones en la propagación de las ondas de radio y en una mayor presencia de auroras polares. Esta actividad sigue un periodo de aproximadamente 11 años, y está asociada al ciclo magnético del Sol. Actualmente nos encontramos en el ciclo solar número 24 que comenzó en diciembre de 2008 y se espera que llegue a su máximo en mayo de 2013. Según las estimaciones realizadas por NOAA y Space Weather Prediction Center, durante el otoño el número de manchas solares alcanzará valores entre 76 y 99. Gráficas con el número de manchas solares en los últimos años y predicciones de la evolución del ciclo 24 pueden encontrarse en Space Weather Prediction Center.

A lo largo del otoño habrá dos eclipses. El día 13 de noviembre un eclipse total de Sol será visible en Australia, Nueva Zelanda, Pacífico Sur, Antartida y sur de Sudamérica. Este eclipse vendrá acompañado de uno penumbral de Luna que se dará dos semanas más tarde, el 28 de noviembre, y que en España veremos, con la dificultad propia de este tipo de eclipses, en sus últimas fases. El primer contacto con la penumbra se dará a las 13h 15m (hora peninsular), alcanzará el máximo a las 15h 34m; el eclipse finalizará a las 17h 51m.

Septiembre es tiempo de vendimia.

En toda época del año hay algún fenómeno astronómico de interés, predicho (como son los eclipses) o no (como los cometas nuevos). Suele ser preferible realizar las observaciones en fechas cercanas a la luna nueva (15 de octubre, 13 de noviembre y 13 de diciembre), salvo cuando se pretende observar la propia Luna.

La primera luna llena del otoño se dará el 30 de septiembre, dándose las siguientes 29 o 30 días después. En este otoño se darán otras dos lunas llenas: 29 de octubre y 28 de noviembre.

Júpiter será visible casi toda la noche desde después de anochecer y además el día 1 de diciembre se producirá su máximo acercamiento anual a la Tierra, alcanzando un diámetro angular de 48”. Saturno pasará de ser visible al anochecer al principio del otoño a ser visible al amanecer al final de la estación. Ddurante todo el otoño Venus será visible al amanecer y Marte al atardecer.

Si no se dispone de ningún telescopio, se pueden observar las lluvias de meteoros que se producen ocasionalmente. La primera lluvia de meteoros importante del otoño es la de las Dracónidas, cuyo máximo se da hacia el 8 de octubre. Otra lluvia de meteoros popular en invierno es la de de las Leónidas, que se da alrededor del 17 de noviembre y que ocasionalmente llega a ser muy intensa. La lluvia más intensa suele ser la de las Gemínidas, cuyo máximo ritmo se da alrededor del 13 de diciembre.

En cuanto a las agrupaciones ficticias de estrellas conocidas como constelaciones, alrededor de la estrella Polar se verán a lo largo de la noche Cisne, Casiopea, Osa Menor y Jirafa. Las constelaciones eclípticas visibles en este periodo van de Capricornio a Virgo. Por encima de la eclíptica destacarán Pegaso y Andrómeda; por debajo, Ballena y Orión, así como las estrellas Sirio y Proción.

Con grandes prismáticos o un pequeño telescopio, dotados de un filtro lunar adecuado, se puede observar el relieve de la Luna. Para tener una buena visión de él conviene ir observándolo noche tras noche mientras va creciendo la iluminación de la Luna, pues así se ven aparecer nuevos accidentes orográficos. Cuando la noche es más oscura por haber luna nueva, se puede intentar ver la galaxia de Andrómeda, nebulosas de emisión, como la de Orión, o el cúmulo de estrellas de las Pléyades. Con prismáticos también se pueden ver las lunas más brillantes de Júpiter (cuando es visible) y se puede hacer un recorrido por la franja estrellada que constituye la Vía Láctea.

Para mayor información sobre los fenómenos astronómicos del año se puede consultar el Anuario astronómico para 2012 libro que anualmente publica el Instituto Geográfico Nacional.

El cambio de hora se produce, como es habitual, al iniciarse el último domingo de octubre. A las tres de la madrugada hora peninsular del domingo 28 de octubre habrá que retrasar el reloj hasta las dos (las dos de la madrugada en Canarias pasarán a ser la una), con lo que este día tendrá, oficialmente, una hora más.

Los equinoccios ocurren cuando el Sol está en el primer punto de Aries o en el primer punto de Libra. El primero es el punto del ecuador celeste donde el Sol en su movimiento anual aparente por la eclíptica pasa de Sur a Norte respecto al plano ecuatorial, y su declinación pasa de negativa a positiva. En el primer punto de Libra sucede lo contrario: el Sol aparenta pasar de Norte a Sur del ecuador celeste, y su declinación pasa de positiva a negativa.

Actualmente ninguno de los equinoccios se encuentra en la constelación que los nombra, debido a la precesión: el primer punto de Aries está en Piscis, y el primer punto de Libra se halla en Virgo. Las coordenadas ecuatoriales de cada equinoccio son: para el equinoccio vernal, ascensión recta y declinación nulas. Para el primer punto de Libra, ascensión recta, 12 horas, y declinación nula.

Como referencia astronómica, equinoccio es sinónimo del primer punto de Aries (también: punto Aries): punto de la esfera celeste de ascensión recta, y declinación nula. Es el punto donde el Sol en su movimiento anual aparente por la eclíptica pasa de Sur a Norte del ecuador celeste, y su declinación cambia de negativa a positiva. También se suele llamar a este punto o nodo Equinoccio Vernal.

  • Equinoccio de septiembre, Mañana 22 de septiembre a las 16:49.:
En el polo Norte, paso de un día de 6 meses de duración a una noche de 6 meses.
En el hemisferio norte, paso del verano al otoño; se llama el equinoccio autumnal.
En el hemisferio sur, paso del invierno a la primavera; se llama el equinoccio vernal.
En el polo Sur, paso de una noche de 6 meses de duración a un día de 6 meses.

MABON es el Nombre de la celebración del equinoccio de otoño, también

conocido por los anglosajones como “haleg-monath”.

Tradicionalmente denominado fiesta del equinoccio de otoño, se optó por denominarlo en función de la tradición celta.

Debido a lo cual recibe el nombre propio del Gáles, procedente del personaje mitológico «Mabon fab Modron”, nos habla, de que se llama a esta festividad Mabón o Maybowhn, en honor al Dios de las viñas Mabón, el joven Divino, hijo de Modrón1. También es llamado éste Sabbat como el de la “última cosecha o segunda cosecha”, debido a que la cosecha se inicia en Lammas y se termina en Mabón, agradeciendo por todo lo obtenido y solicitando que el siguiente año, las bendiciones sean para una buena cosecha. Otros nombres son: Cornucopia, La cosecha del vino, Festival de Avalon, Tiempo de cosecha, Día de acción de gracias, El banquete.

Existen diversos significados, de lo que la celebración del equinoccio significa para los pueblos, desde todos los tiempos. En los pueblos celtas, recoger la última cosecha era un acto de violencia contra la tierra, de no haberse  encontrado protegidos por Lugh. Quien cortaba el último manojo de la cosecha, era un personaje elegido al azar y con ello cubierto de importancia por el evento, el debería trenzar el producto cortado y formar con el un muñeco o animal asociado a la madre tierra, con el que se simbolizará su espíritu.

Para otros pueblos, el equinoccio simboliza la derrota del Dios Luz por su gemelo el Dios de la obscuridad. El Dios que nació en Yule, está llegando a su etapa final, se debilita y morirá en Samhaim, para volver a renacer.

En la tradición griega, la Diosa de la tierra, Deméter entra en un estado de tristeza y luto por la partida de su hija Perséfone, quien habitará durante los siguientes seis meses en el inframundo con su esposo Hades. Por lo cual, la tierra sufrirá la obscuridad y frío que se anidan en el alma de la Diosa Deméter, hasta que la aparición de Perséfone vuelva a entibiar el corazón de su madre, cuando regrese del inframundo en la primavera.

Los campesinos europeos, festejaban Mabon el 25 de septiembre, luego de la incursión de la iglesia católica en la época medieval, es cristianizada la celebración bajo el emblema del arcángel Gabriel (Michaelmas), iniciando su celebración la noche anterior.

Para el mundo egipcio, el equinoccio era celebrado con gran magnificencia, donde los libros sagrados de la astrología eran seguidos en largas procesiones. Ellos pensaban que en ésta época, las almas descendían atravesando la serpiente, para luego ser regeneradas en el siguiente equinoccio de primavera, por el poder del Cordero. Los signos de Libra y Escorpión son los signos del equinoccio. Éste fenómeno también era la causa del mal, debido a que introduce el frío y la obscuridad; la tentación y el pecado al hombre.

Los hebreos, celebraban el equinoccio con el nombre de la Fiesta del Tabernáculo o de la recolecta. Los primeros cristianos, lloraban la partida del Dios Tharnuz, el Dios Sol sirio.

Otra historia ligada al equinoccio es el asesinato del Dios Hiram (Hiram Abiff), el sol. Sus asesinos son Libra, Escorpión y Sagitario. El dios Hiram renacerá por obra del Maestro en la primavera o cuando el Sol se pone en Aries.

Es un ritual de agradecimiento a los dioses, por las bendiciones recibidas en todos los ámbitos de nuestra vida. Para agradecer a la madre tierra, el habernos alimentado y dado hogar por un tiempo más. De dar gracias, por todo lo que recibimos y por lo que nos fue arrebatado, porque son enseñanzas para mejorar. Tiempo también para compartir la cosecha recibida, multiplicando así las bendiciones.

Es también época de observar lo que nos dice la naturaleza, al soltar sus hojas al morir un poco cada vez, para renovar su vida. Recordándonos que, para volver a nacer, hay que morir. Debemos tirar lo viejo, analizar que queremos renovar, de que nos queremos deshacer, que nos estorba en nuestra vida para mejorar.

Inciensos: benjuí, mirra, ciprés, sándalo, pino, enebro.

Aceites: Incienso, Sándalo, Salvia

Colores: café, verde, anaranjado, rojo, dorado, marrón, amarillo,

dorado.

Piedras: ámbar, ojo de tigre, ojo de gato, ágata amarilla, cuarzo, o

cualquier piedra marrón o amarillo oscuro o naranja.

Bebidas: Vino tinto, aguas de frutas de la estación, cerveza.

Hierbas: Cereales de todo tipo, salvia, cardo, madreselva, pasionaria,

helechos, tabaco, cardo y sello de salomón ,avellano, maíz, álamo,

bellotas, ramitas de roble, hojas de otoño, tallos de trigo, conos de

ciprés, conos de pino, espigas.

Comida: recolecciones de la segunda cosecha, granos como el trigo y

maíz, frutas de la estación (especialmente las granadas), pan de maíz,

arvejas, etc.

Tradiciones: caminar por los bosques lugares salvajes recolectando

plantas, semillas y vainas secas que pueden ser utilizadas en rituales o

para hacer magia con hierbas; elaborar las muñequitas de maíz, dejar

alimento para los animales de los bosques.

Deidades: La Diosa Madre, Brighit, Isis, Perséfone, Freyja.

Para finalizar una canción dedicada a septiembre.

Letra:

Les oliviers baissent les bras
Les raisins rougissent du nez
Et le sable est devenu froid
Au blanc soleil
Maitres baigneurs et saisonniers
Retournent à leurs vrais métiers
Et les santons seront sculptés
Avant Noël

C’est en septembre
Quand les voiliers sont dévoilés
Et que la plage tremble sous l’ombre
D’un automne débronzé
C’est en septembre
Que l’on peut vivre pour de vrai

En été mon pays à moi
En été c’est n’importe quoi
Les caravanes le camping-gaz
Au grand soleil
La grande foire aux illusions
Les slips trop courts, les shorts trop longs
Les hollandaises et leurs melons
De Cavaillon

C’est en septembre
Quand l’été remet ses souliers
Et que la plage est comme un ventre
Que personne n’a touché
C’est en septembre
Que mon pays peut respirer

Pays de mes jeunes années
Là où mon père est enterré
Mon école était chauffée
Au grand soleil
Au mois de mai, moi je m’en vais
Et je te laisse aux étrangers
Pour aller faire l’étranger moi-même
Sous d’autres ciels

Mais en septembre
Quand je reviens où je suis né
Et que ma plage me reconnaît
Ouvre des bras de fiancée
C’est en septembre
Que je me fais la bonne année

C’est en septembre
Que je m’endors sous l’olivier

Fuentes:

Rafael Montaner en Levante-emv

Wikipedia

Comunidad pagana

Letras de canciones

Ministerio de Fomento de España

votar

2 respuestas hasta “Cuando el día lleva alpargatas (Equinoccio de otoño)”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: «A la tardor el dia porta espardenyes», dice con razón el refranero valenciano. Con el equinoccio de mañana, la jornada en la que el día y la noche duran lo mismo, comienza el otoño astronómico y entramos en la época del año …..

    Me gusta

  2. […] extensión, también se llama afelio al punto de cualquier cuerpo con órbita elíptica que se encuentre más alejado del cuerpo mayor alrededor del cual […]

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: