Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

Trabajo esclavo y pescado tailandés barato

Posted by jonkepa en agosto 9, 2013

Aún está fresca la sangre de los más de 1.100 trabajadores del textil en Bangladesh que, el pasado abril, murieron aplastados al desplomarse el edificio en el que trabajaban con sueldos de miseria y en penosas condiciones de trabajo. La tragedia tuvo una trascendencia mundial, no solo por su magnitud, sino también porque reveló la responsabilidad de grandes multinacionales del sector cuyos estratosféricos beneficios se basan en la explotación laboral en zonas en las que incluso un raquítico salario de un euro al día marca la diferencia entre la vida y la muerte.

Ese caso y ese sector productivo no son una excepción. Con el título de Sold to the sea (Vendidos al mar), un vídeo y un informe de la ONG Environmental Justice Fundation (ejfoundation.org) reflejan una situación aún más escandalosa y lacerante en Tailandia. No es este precisamente un país tercermundista, sino la sexta economía de Asia y la primera del Sureste Asiático. Experimenta un desarrollo acelerado y su tasa de paro es cercana a cero. Su pujante sector pesquero –tercer exportador mundial-, factura 6.000 millones de euros al año y da empleo a 650.000 personas.

Esa escasez de mano de obra autóctona para un trabajo penoso y mal pagado obliga a recurrir a los inmigrantes, sobre todo los que llegan de la vecina Myanmar (antigua Birmania), con frecuencia ilegales y presas de mafias que trafican con ellos como si fuesen esclavos. Algo muy parecido a lo que en España, sin ir más lejos, ocurre con las jóvenes de procedencia diversa atraídas por la promesa de un trabajo de peluqueras o empleadas de hogar y que son forzadas a trabajar como prostitutas para amortizar la deuda contraída con las mafias por entrar en el país.

Sí, esclavos. ¿De qué otra forma podría llamarse a quienes se ven forzados a trabajar sin pisar puerto durante largos meses, con jornadas agotadoras que apenas les permiten recuperarse, sin cobrar un céntimo, apaleados en cuanto no obedecen con presteza, amenazados con frecuencia de muerte y, en algunos casos, asesinados y arrojados al mar? Pero ese parece ser el precio para que en los departamentos de congelados de los supermercados de todo el mundo se encuentre el pescado procedente de Tailandia  a un precio razonable. Porque, como en el textil, la competencia es terrible y la cuenta de resultados de toda la cadena de producción, elaboración, distribución y venta depende en buena medida de que, en cada uno de esos pasos, y de forma especial en el más primario, el coste de la fuerza de trabajo sea el mínimo posible.

Es imposible conocer con cierta aproximación el volumen del tráfico de personas y la explotación que denuncia la EJF. No hay mecanismos eficaces de verificación, prevención y castigo de los esclavistas. Tailandia lleva varios años con la calificación 2 en la lista de vigilancia sobre tráfico de personas del Departamento de Estado norteamericano. Si se le atribuyera un 3, la peor posible, quedaría al nivel de Yemen o Zimbabue, lo que acarrearía sanciones con un fuerte impacto económico. Para evitarlo, el Gobierno de Bangkok, ha emprendido “esfuerzos significativos” para acabar con esta lacra, pero los resultados son aún raquíticos.

Solo una presión intensa y coordinada, a la que la Unión Europea debería sumarse con rapidez y convencimiento, tendría posibilidades de ser efectiva, aunque la contrapartida fuese pagar el pescado más caro. O sea, el mismo dilema que suscitó la tragedia de Bangladesh, la pugna entre la búsqueda del máximo beneficio y la obligación moral de que el precio bajo no se consiga gracias a la explotación del hombre por el hombre.

Como se refleja en Lost to the sea, las prácticas esclavistas siguen muy extendidas, no se avanza apenas en la identificación y cuantificación de los casos, no se brinda la necesaria protección a las víctimas y la impunidad es la norma, gracias con frecuencia a la complicidad de la policía. La Organización Internacional para las Migraciones ha documentado casos de enrolamientos forzosos en pesqueros tailandeses, largos periodos de embarque –incluso de años-, palizas y jornadas de 18 o 20 horas. Según un estudio de la ONU que recoge el documental, el 59% de las víctimas entrevistadas aseguran que han visto cómo algún compañero de infortunio era asesinado por el capitán del barco o tripulantes veteranos. En el vídeo se incluyen testimonios de seis birmanos, uno de los cuales afirma que, en una ocasión, se les obligó a elegir quien debía morir mediante el procedimiento de extraer la pajita más corta.

El informe de la EJF concluye con la recomendación a Tailandia de que ratifique y aplique la convención de la Organización Mundial de Trabajo que fija las condiciones en que se faena en los barcos pesqueros, así como el protocolo de la ONU contra el tráfico de personas. También que se proteja a las víctimas para que no renuncien a perseguir legalmente a sus verdugos. A la comunidad internacional, se le pide que garantice la trazabilidad de la cadena de producción y comercialización, que se exija a las pesquerías tailandesas que demuestren que no se benefician del tráfico de personas, y que se asuma el compromiso de que el pescado se ha producido de forma sostenible y sin trabajos forzados y otros abusos.

Luis Matías López en El mundo es un volcán

votar

Anuncios

Una respuesta to “Trabajo esclavo y pescado tailandés barato”

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Aún está fresca la sangre de los más de 1.100 trabajadores del textil en Bangladesh que, el pasado abril, murieron aplastados al desplomarse el edificio en el que trabajaban con sueldos de miseria y en penosas condiciones de ..…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: