Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

El hundimiento del ´Luis Vives´ sublevó a los navieros contra el conde de Romanones

Posted by jonkepa en febrero 10, 2014

Buque Luis Vives, antes SS. ARIOSTO. Foto del libro THE WILSON LINE OF HULL. 1831-1981.

Buque Luis Vives, antes SS. ARIOSTO. Foto del libro THE WILSON LINE OF HULL. 1831-1981.

Fue la gota que colmó el vaso. El hundimiento, en el Canal de la Mancha ,del carguero «Luis Vives», de la Compañía Valenciana de Vapores Correos de África, por un submarino alemán el 12 de septiembre de 1916 sublevó a los navieros del Mediterráneo y Bilbao. Estos amenazaron al Gobierno de Alfonso XIII, presidido por el conde de Romanones, con amarrar toda la flota mercante si España no garantizaba la seguridad de sus barcos.

Justo 13 meses antes, los sumergibles de la Kaiserliche Marine, la marina imperial alemana, habían empezado a hundir mercantes españoles pese a navegar con pabellón neutral. En este año largo de hostigamiento a los navíos que hacían las rutas con los puertos aliados, los «piratas» del káiser echaron a pique unas 50.000 toneladas de las entre 600.000 y 650.000 que podía desplazar la flota española. Los 375 submarinos de la Kaiserliche Marine enviaron al fondo del mar durante la Gran Guerra más de 7.000 barcos, 80 de ellos españoles (154.200 t).

El «Luis Vives» era el tercer mercante español que caía en el Canal de la Mancha en cuatro días víctima de la guerra submarina total. Había zarpado de Valencia el 31 de agosto con 3.226 cajas de cebolla y, el 6 de septiembre, había recalado en Almería para cargar 15.757 barriles de uva. Su destino final era Liverpool, desde donde pensaba regresar cargado de carbón británico.

Abandonados a su suerte
El buque y sus 42 tripulantes, la mayoría de ellos valencianos, fueron sorprendidos de madrugada por el «UB-18» de Otto Steinbrinck, el cuarto capitán alemán que más barcos hundió o capturó durante la contienda (206 navíos, 244.797 t). Obligados a parar tras dos cañonazos de advertencia, Steinbrinck ordenó evacuar el barco y lo dinamitó colocando dos bombas en sus bodegas. El submarino abandonó a la tripulación a su suerte al negarse a remolcar sus dos botes, los náufragos estuvieron a la deriva 28 horas hasta su rescate por un vapor noruego.

La reacción de la Cía. Valenciana de Vapores fue que sus 19 mercantes dejaran de exportar uva, naranja y cebollas, lo que alarmó a los agricultores. Los navieros del Mediterráneo y de Bilbao, que controlaban toda la flota mercante, solicitaron una reunión urgente con el conde de Romanones, que recibió a 20 de ellos en su casa. Se quejaban de que tras estos tres hundimientos el seguro de guerra había subido del 4 al 10 %, lo que encarecía los fletes. Además, señalaban que las tripulaciones se negaban a embarcar. Exigían que Gobierno garantizara la navegación de los barcos españoles ante el acoso alemán, protección que Romanones dijo que España no podía ofrecerles. Su respuesta fue una amenaza de suspender el tráfico totalmente, pero el político del Partido Liberal desactivó el ultimátum con la advertencia de que entonces el Gobierno se incautaría de toda la flota mercante.

R.M. Coll en Levante-emv

votar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: