Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

Cofruna, la aventura de una Valencia emprendedora

Posted by jonkepa en marzo 20, 2014

Invitación. Acto de botadura del buque 'Alcira' con su características. :: LP

Invitación. Acto de botadura del buque ‘Alcira’ con su características. :: LP

Desde la perspectiva actual, en la que reclamamos iniciativas y emprendedores capaces de levantar la lastimada economía española, hay que reconocer que el proyecto de fundar una compañía de navegación dedicada a la exportación de fruta, y hacerlo en el escenario de la Guerra Mundial, fue una idea atrevida y valiente. Pero un grupo de inversores valencianos, al abrigo del Banco de Valencia, la llevaron adelante poco después de terminar la Guerra Civil española, cuando faltaba de todo y exportar cítricos era hacer riqueza segura y conquistar divisas imprescindibles.

Hitler invadió Polonia apenas seis meses después del fin de la guerra española. El escenario bélico, en realidad, fue una continuación. Pero precisamente fue la necesidad de resistencia la que llevó a un grupo de exportadores valencianos a crear, en noviembre de 1941, la Compañía Frutera Valenciana de Navegación (COFRUNA), nacida al abrigo financiero del Banco de Valencia. Apellidos como los Noguera, Boluda, Iborra, Casanova, Navarro, Villalonga y Lis, entre otros varios, hicieron posible una aventura empresarial basada en el hecho de navegar, en aguas plagadas de submarinos, bajo la bandera de una nación neutral pero inclinada hacia el eje nazi.

Cofruna sobrevivió tres décadas, precisamente las más difíciles de la economía española, cuando faltaban materias primas y se impuso la autarquía. En 1969 entró en suspensión de pagos y se extinguió. Y aunque algunos de los frustrados accionistas no perdonaron nunca a los gestores, lo bien cierto es que la naviera fue capaz de asistir al sector citrícola valenciano en años muy difíciles y de crear riqueza durante 28 años.

La compañía, fundada con un capital de 60 millones de pesetas, fue, en buena medida, el sostén primordial de Unión Naval de Levante, el histórico astillero valenciano. Allí se encargaron dos de los cinco primeros buques de su flota, que se matricularon en Valencia y llevaron nombres valencianos. Dos de ellos, los llamados ‘Torres de Cuarte’ y ‘Torres de Serranos’, llamaron siempre la atención por llevar como mascarón de proa la reproducción de estos monumentos, más un ‘rat penat’ con alas extendidas de cinco o seis metros. Los buques de Cofruna, además, fueron adaptados en los años sesenta a las nuevas técnicas de refrigeración y ventilación de bodegas, operaciones que se hicieron en UNL.

M/V Alberique. Foto: Buques.org

M/V Alberique.
Foto: Buques.org

Los buques de Cofruna no solo se dedicaron a la exportación de cítricos, sino que con frecuencia hacían campaña con otros productos del campo, como patatas, arroz o cebollas. Por descontado que, al ser buques adaptables, traían de regreso otros productos al puerto de Valencia. Incluso la mayor parte de los barcos se concebían como mixtos, lo que significa que tenían áreas reservadas para el transporte de pasajeros.

F.P. Puche en Las Provincias

votar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: