Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

El vapor ‘Alcira’ se hunde frente a la costa

Posted by jonkepa en septiembre 9, 2014

Vapores correos de África - copiaEn la madrugada del 7 de septiembre de 1914 naufragó a tres millas al sur de cabo de Gata el vapor correo “Alcira” que cubría el servicio semanal entre Almería y Melilla. El Alcira pertenecía a la naviera Compañía de Vapores Correo de África, antecendente de la Trasmediterránea, y concesionaria del servicio de transporte marítimo entre Melilla y la Península desde 1910. El vapor  estaba mandado por el capitán de la Marina Mercante Rodrigo Bustamante y tenía 27 tripulantes. Sus dimensiones eran  72,82 metros de eslora y 9,36 de manga con 1061 TRB. El Alcira salía desde Almería para Melilla los lunes para volver los martes. En la fecha del siniestro navegaba en lastre desde Barcelona para cargar mercancias y embarcar pasaje  para Melilla en el puerto de Almería.

La casa armadora recibió sobre las 9 y media de la mañana un telegrama informándoles del accidente, un choque en el que se había visto envuelto otro vapor de origen italiano, el llamado ‘Avenire’, que salió dos días antes de San Antonio de Villarreal, en Portugal, y se dirigía a la ciudad francesa de Marsella portando hasta 37 pasajeros.

El naufragio del Alcira fue consecuencia del abordaje sufrido con un vapor italiano llamado “Avvenaire”  mandado por capitán de la Marina Mercante Luigi Questa y con  502 TRB que iba en ruta con carga y pasaje desde Vila Real de Santo Antonio (Portugal) a Génova. Las circunstancias exactas del abordaje no se aclararon pero por declaraciones de testigos se sabe que había calma y zonas de visibilidad reducida por  bancos de niebla. El Avvenaire impactó contra el costado de estribor del Alcira abriéndole una vía de agua que resultó fatal mientras que el buque italiano tuvo serias averías en la proa pero los mamparos estancos contuvieron la inundación y el buque pudo llegar hasta el puerto de Almería. En el accidente se produjeron varias víctimas mortales en ambos barcos. En el italiano desaparecieron tres tripulantes que debieron caer al mar en el momento del impacto y en el español hubo que lamentar la muerte del primer oficial de cubierta llamado Felipe Torres; del  primer maquinista Miguel Pla; segundo maquinista Francisco Zaragoza; contramaestre Wenceslao Fous: marinero Pedro Aragonés y camarero Jaime Torts.

El barco valenciano realizaba la travesía desde Barcelona hasta Almería y, fue al pasar por el cabo de Gata -próximo a la entrada del puerto hacia donde se dirigía-, cuando fue embestido por el buque italiano, debido a una falsa maniobra, provocando el rápido hundimiento del primero, que en tan sólo cinco minutos yacía bajo el mar.

El ‘Alcira’ era un vapor de 1.061 toneladas de arqueo total y 659 neto; medía 72,82 metro de eslora, 9,36 de manga y 5,28 de puntal. La fuerza de una de sus máquinas era de 150 H.P. nominales y su velocidad llegaba a once millas. Cuando se constituyó la Compañía Valenciana de Navegación, en 1884, contaba con un buque del mismo nombre, que años después vendió. Pero este hundimiento no es el único que vivieron los barcos pertenecientes a la Compañía Correos de África. Tras su fusión con la empresa La Roda Hermanos, en el año 1910, otros dos barcos habían tenido el mismo destino que el ‘Alcira’. En agosto fue el ‘Martos’ el que, tras un choque con el buque alemán ‘Elsa’, acabó bajo las aguas. En febrero del año anterior la compañía perdió el ‘Vicente Sanz’, tras un incendio que no dejó ni rastro de la embarcación en la costa de Melilla.

Noticia prensa buque AlciraFue el día siguiente, el 9 de septiembre de 1914, cuando LAS PROVINCIAS publicó las primeras declaraciones concedidas por el capitán del barco ‘Avenire’ -cuya popa había resultado destrozada y varios de sus compartimentos estaban inundados- cuando éste se escontraba amarrado en el cabo de Gata con el fin de llevar a cabo las diligencias oportunas tras el siniestro. «Iba en el puente y, al doblar el cabo de Gata, a unas cuatro millas de distancia vi al ‘Alcira’, que realizaba la misma maniobra, y sobrevino el choque que fue espantoso […] se dirigió a toda máquina hacia tierra, pero a los pocos minutos se hundió por la proa. Del ‘Avenire’ se lanzaron al agua dos botes, dirigiéndose a prestar auxilio a los náufragos», afirmó a los periodistas el capitán, pocas horas después del brutal accidente. Del buque italiano se contabilizaron, por su parte, hasta tres víctimas: el jefe de fogoneros y dos pasajeros. El capitán sufrió la fractura de dos costillas.

A las pocas horas de haber tenido lugar el naufragio del ‘Alcira’ en su camino hacia Almería, tan sólo un cadáver había podido ser recogido e identificado por los servicios de salvamento. Se trataba del primer maquinista, Miguel Plá, de 51 años y natural del Grao, aunque vivía desde hacía años en Barcelona junto a su esposa, Casilda Campos, y a sus tres sus hijos: Felipe, de 21 años; Casilda, de 17, y Pilar, de 14 años. Al entierro de Plá acudieron diversas autoridades de Marina, los supervivientes del naufragio y también la tripulación del vapor ‘Sagunto’, que se encontraba fondeado en el mismo puerto. El maquinista llevaba treinta años de servicio a la compañía. El Grao mostró también su cara más triste en memoria de Miguel Plá y del resto de desaparecidos. Los barcos del puerto hicieron ondear su bandera a media asta en señal de duelo por aquellos que perdieron la vida en el ‘Alcira’.

Cecilio Bolea, melillense de 23 años y domicilio en la Alcazaba, ocupaba plaza de palero en la tripulación del Alcira. Palero era una categoría profesional inferior a la de fogonero y entre sus funciones estaba la de apalear carbón a las calderas del buque, encargarse de la limpieza de la sala de máquinas y auxilar a fogoneros y maquinistas. Al regresar a Melilla pocos días después del siniestro hizo unas declaraciones al Telegrama del Rif en la que dio detalles de lo ocurrido a bordo del Alcira como que el capitán y el telegrafista fueron en un primer momento arrastrados por el buque al hundirse pero que finalmente pudieron alcanzar la superficie o que el contramaestre se hundió con el barco al intentar ayudar al primer oficial que había quedado atrapado al escorar el Alcira. Por otro lado, unos tripulantes de buque lograron pasar al vapor italiano sin mojarse siquiera.
 A la llegada de los supervivientes a Almería, fueron socorridos con ropas, billete para dirigirse a su localidad de residencia y diez pesetas por el consignatario de la naviera en Almería.
Recordar que en las líneas que unen Melilla con la Península han ocurrido otros naufragios como el del “Volcán de Tamia” buque de Marítima Peregar en ruta de Melilla a Málaga.
 Un recuerdo a los compañeros de la Marina Mercante  fallecidos en estos siniestros.
 
Fuentes:

votar

Anuncios

Una respuesta to “El vapor ‘Alcira’ se hunde frente a la costa”

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: En la madrugada del 7 de septiembre de 1914 naufragó a tres millas al sur de cabo de Gata el vapor correo “Alcira” que cubría el servicio semanal entre Almería y Melilla. El Alcira pertenecía a la naviera Compañía de Vapores ..…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: